Hoy es sábado 20 de enero de 2018
Menú
Inicio / Liturgia





  La Sagrada Familia
Ciclo B
pixel

  Primera lectura
  Quien teme al Señor honrará a sus padres
Lectura del libro del Eclesiástico 3, 2-6. 12-14

El Señor honra más al padre que a los hijos y afirma el derecho de la madres sobre ellos.

Quien honra a su padre expía sus pecado, y quien respeta a su madre es como quien acumula tesoros.

Quien honra a su padre se alegrará de sus hijos y cuando rece, será escuchado.

Quien respeta a su padre tendrá larga vida, y quien honra a su madre obedece al Señor. Hijo, cuida de tu padre en su vejez y durante su vida no le causes tristeza.

Aunque pierda e juicio, sé indulgente con él y no lo desprecies aun estando tú en peno vigor.
Porque la compasión hacia el padre no será olvidada y te servirá para reparar tus pecados.

  Salmo responsorial
  Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos

Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien. R.

Tu mujer, como parra fecunda, en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa. R.

Esta es la bendición del hombre que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida. R.

  Segunda lectura
  La vida de familia en el Señor
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 3, 12-21

Hermanos:
Como elegidos de Dios, santos y amados, revestíos de compasión entrañable, bondad humildad, mansedumbre y paciencia. Sobre llevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo.

Y por encima de todo esto, el amor, que es el vínculo de la unidad perfecta.

Que la paz de Cristo reine en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo.

Sed también agradecidos. La palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; exhortaos mutuamente. Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados.

Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando
gracias a Dios Padre por medio de él.

Mujeres, sed sumisas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.

Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso agrada al Señor.

Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan los ánimos.

  Aleluya
 

Col 3, 15a. 16a

R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. La paz de Cristo reine en vuestros corazones
la Palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza. R.


  Evangelio
 

El niño iba creciendo, lleno de sabiduría
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 2, 36-40

Cuando se cumplieron los días de la purificación, según la ley de Moisés, los padre de Jesús lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor.

Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, Jesús y sus padres volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño, por su parte, iba creciendo y robusteciéndose, lleno de sabiduría; y la gracia de Dios estaba con él.


  Comentarios
 

SAGRADA FAMILIA: JESÚS, MARÍA Y JOSÉ
(Domingo después de Navidad -B -. 31 – Diciembre – 2017)

El domingo que sigue a la Navidad nos lleva a la intimidad de aquella santa familia en que se desarrolló el Hijo de Dios hecho hombre. Es una fiesta de reciente creación, que tiene como finalidad evocar las virtudes domésticas que reinaban en el hogar de Jesús: fidelidad, trabajo, honradez, obediencia, respeto mutuo entre los padres y el hijo... y pedir que estas buenas costumbres sigan teniendo vigencia en nuestras familias.

Cada año leemos uno de los escasos pasajes de los evangelios que nos recuerdan la infancia de Jesús, y en todos ellos, ya se trate de la presentación en el templo, que acabamos de leer, de la huida a Egipto o el de Jesús perdido y hallado en el templo; todos ellos proclaman en primer lugar la fe cristiana en Jesucristo, que es Dios y hombre verdadero, que fue un niño nacido y criado en el seno de una familia y que en ella vivió sometido a la ley de Moisés, padeció el destierro y tuvo los problemas y crisis de una personalidad que crecía y se desarrollaba, dando señales de su ser sobrenatural.

José y María, dignos hijos de Israel. La primera lectura nos ha recordado las normas de vida familiar que enseñaron los sabios de Israel. ¿Acaso están ya definitivamente desfasadas, anticuadas por una sociedad nueva?

San Pablo nos ha hablado también de las relaciones familiares en el tiempo nuevo de Cristo; y entre los valores que recomienda, se hallan los de la reconciliación y la paz. Sin embargo, no podemos decir que los valores familiares cristianos sean los que se promueven como prioritarios por parte de muchos movimientos sociales contemporáneos.

En el origen de todo hombre y, por tanto, en toda paternidad y maternidad humana está presente Dios Creador. Por eso los esposos deben acoger al niño que les nace como hijo no sólo suyo, sino también de Dios, que lo ama por sí mismo y lo llama a la filiación divina. Más aún: toda generación, toda paternidad y maternidad, toda familia tiene su principio en Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Domingo de la Sagrada Familia… Hoy es un buen día para que los padres hagan memoria de su compromiso matrimonial, de ser signos del amor de Dios. Un buen día para que todos los padres y madres contemplen con asombro y respeto el misterio que crece en sus hijos y den gracias a Dios por ellos. Un buen día para que los hijos se acerquen a sus padres y se comprometan a portarse con más gratitud y comprensión con ellos. Un buen día para que los hijos acompañen a sus padres en la Eucaristía y se den la paz que sólo Dios puede dar. Un buen día para hacer efectivos esos deseos que tanto nos prodigamos en la Navidad: paz, amor y unidad… Que así sea.

MONICIONES A LAS LECTURAS

Primera lectura. Eclo 3,2-6.12-14: El mandamiento de honrar al padre y a la madre se despliega en esta lectura en la que se nos invita a respetar y acompañar a los padres especialmente en los momentos de dificultad, en la enfermedad y en la ancianidad.

Segunda lectura. Col 3,12-21: La familia humana y la familia eclesial se entrelazan en este fragmento de san Pablo en la que el apóstol nos invita a perseverar en la unidad, el perdón, la paz y la alegría.

Evangelio. Lc 2,22-40: La alegría de Simeón y de Ana se desborda al reconocer en el niño que traen a presentar en el templo María y José, como fiel familia israelita, al Mesías de Dios. También nosotros nos llenamos del gozo de la presencia viva del Señor en medio del templo del Espíritu que es la Iglesia.


« volver
Buscador de Noticias:      Búsqueda avanzada
Enlaces destacados
Arzobispado de Valencia
C/ Palau
Teléfono: +34 96 382 97 00
archivalencia@archivalencia.org
46003 Valencia
Fax: +34 96 391 81 20
www.archivalencia.org
©Archivalencia.org