Hoy es lunes 10 de diciembre de 2018
Menú
Inicio / La Archidiócesis / Episcopologio
Buscar
Listado por Épocas:
Listado cronológico:

D. Ambrosio - Ignacio Spínola y Guzmán (1667-1668)
(1667-1668)
Ambrosio Ignacio Spínola y Guzmán pertenecía a la ilustre familia de los Spínola. Nació en Madrid el 7 de enero de 1632. Huérfano de padres a los siete años, su pariente el Conde Duque de Olivares se lo llevó a la corte. Pero bien pronto su tío el cardenal Agustín Spínola, le confirió la tonsura clerical, y se lo llevó a Santiago de Compostela, de donde había sido nombrado arzobispo.

De Galicia pasó a Sevilla, al ser nombrado su tío arzobispo de aquella Diócesis. Cursó artes en Sevilla, y teología y cánones en Salamanca, donde se graduó en 1652. Fue rector de la Universidad Salmantina y canónigo de la Catedral de Toledo.

En 1655 recibió la ordenación sacerdotal y fue nombrado inquisidor general.

En 1665, a propuesta del rey Felipe IV, el papa Alejandro VII lo nombró obispo de Oviedo. Y el 9 de abril de 1667 lo promovió al arzobispado de Valencia.

El 23 de junio de 1667 tomo posesión de dicho Arzobispado por medio del obispo auxiliar, José Barberá.

Se esperaba mucho de la colaboración del nuevo Arzobispo y del virrey Gaspar Felipe de Guzmán y Mejía, marqués de Leganés, su hermano, que falleció poco después de posesionado el nuevo Prelado, malográndose las esperanzas que se habían puesto.

En el breve tiempo que fue arzobispo de Valencia Ignacio Ambrosio Spínola, concluyeron las obras de la construcción de la capilla de la Virgen de los Desamparados. Se bendijo e inauguró el nuevo templo el tercer domingo de mayo de 1667. Grandes fiestas acompañaron el acontecimiento.

Durante estos años continuaron en Valencia las manifestaciones de piedad barrocas y recogidas, a la vez que severas y tradicionales.

El clero era numeroso e iba creciendo en efectivos.

Creció el número de conventos, especialmente en la ciudad de Valencia, llegando a ocupar una sexta parte de la superficie.

La Valencia barroca conoció el caso del beneficiado de la parroquia de San Andrés, Francisco Jerónimo Simó, que llevó una vida introvertida y edificante, de cierta popularidad y a quien se atribuían muchos prodigios.

A su muerte (1612), el pueblo, que le profesaba gran devoción, provocó altercados, que hizo que interviniese la jerarquía eclesiástica y la Inquisición.

También hubo ejemplos de santidad auténtica, como la beata Josefa María de Santa Inés (1625-1696), en el pueblo de Benigánim. Sacerdotes ejemplares, como Juan Bautista Ballester (1624-1672), Melchor Fuster (1607-1686) y Gregorio Ridaura (1641-1704).

El arzobispo Ambrosio Ignacio Spínola el 14 de mayo de 1668 fue nombrado arzobispo de Santiago de Compostela, y el 7 de octubre inmediato, arzobispo de Sevilla, donde falleció el 24 de mayo de 1684, siendo sepultado en la iglesia de la casa profesa de la Compañía de Jesús.

Arturo Llin Cháfer
subir nivel 
Buscador de Noticias:      Búsqueda avanzada


Enlaces destacados
Arzobispado de Valencia
C/ Palau
Teléfono: +34 96 382 97 00
archivalencia@archivalencia.org
46003 Valencia
Fax: +34 96 391 81 20
www.archivalencia.org
©Archivalencia.org